Sentimientos encontrados.

Vicuña (Chile) - 29/Abril/2014 - 3672 Km.

23/Abril - Miércoles
En Mendoza le di el último vistazo al tiempo que me iba a encontrar en el Paso Aguas Negras, de 4770 msnm, para pasar a Chile. Lo más alto que yo he subido es al Pico Teide, Tenerife (3718 msnm) y pedaleado hasta Izaña, Tenerife (2300 msnm). Subir en solitario hasta cerca de los 5000 m era un reto que llevaba en mente desde que salí del aeropueto de Ushuaia. Sabía que en aquel momento era inalcanzable, pero confiaba en la adaptación de mi cuerpo hasta que llegase el momento. Tenía claro que sólo tras conseguirlo, me lo creería.

Windguru indicaba que el tiempo era bueno para el jueves y viernes y viento del oeste en rojo para el sábado. Ya me había quedado sin el trekking del Aconcagua así que no quise esperar y tomé un omnibus hacia Jáchal (1180 msnm), con lo que salvé otros 2 o 3 días.

24/Abril - Jueves
Según amaneció desayuné fuerte y comencé mi viaje a Rodeo (1550 msnm), 45 Km bien asfaltados, sin tráfico ni viento. Comí y seguí camino a Flores (1900 msnm) 75 Km y volví a almorzar. Tenía que tratar de hacer lo máximo posible antes del sábado. Windguru suele ser muy preciso.
Tras almorzar crucé la aduana, que casi está en Flores, y me comentaron que en una semana probablemente cerrarían el paso. Seguí subiendo hasta que comenzó a anochecer y acampé junto a la carretera a 2300 msnm, tras 99 Km asfaltados de subida.

25/Abril - Viernes
Comencé a pedalear con las primeras luces. Tras 13 Km y a 200 m del puesto de gendarmería (2900 msnm) veo a tres cicloturistas que venían de Chile. Me paro y desayuno con ellos: Paco, de Alicante y Javi y Gigi de Buenos Aires. Unos tíos geniales pero no puedo quedarme mucho, sé que al día siguiente se mente el viento de frente. El sitio donde están acampados es muy bueno, lástima que el río está un poco contaminado por las obras en la carretera. Me despido y paso por la gendarmería donde me permiten tomar agua antes de siguir.

A los 18 Km se termina el asfalto. El ripio no está muy bien pero es aceptable.


Al mediodía paso por los 3718 msnm. A partir de ahí jamás he estado tan alto. El mediodía también es el momento en el que se mete un viento fuerte pero que me permite seguir con esfuerzo, aunque por la tarde acabo extenuado. Al llegar a 4050 msnm y haber recorrido 44 Km encuentro un buen lugar para acampar (junto al cartel de entrada al proyecto del túnel a Chile). Un muro me protege del viento que ya ha estado bastante fuerte por la tarde y hay un pequeño arroyo pegado. Como me aconsejaron los cicloviajeros ese día, tengo todo listo antes de la puesta del sol y meto en mi tienda de campaña la botella de agua para que no se congele. A media noche tengo que salir un momentito. No hace tanto frío como esperaba. Apago el frontal y se enciende un firmamento abrumador!!

26/Abril - Sábado.
Me quedan 20 Km para la cima y 750 m de altitud. Desayuno fuerte aún de noche y al poco de clarear ya tengo todo listo para partir. Sólo me falta tomar agua. Me acerco al arroyo y.... estaba congelado!!!


Los cicloturistas me habían advertido que cargara agua a tope antes de afrontar la última subida porque ya no iba a tener más fuentes de agua. Yo iba con un litro de hielo en mi bici (una botella que dejé fuera) y dos botellas de 1.5 litros vacías. Pero confiaba en la gente que me iba a encontrar y en que con el frío no me iba a dar mucha sed, aunque para el mal de altura es importante beber mucha agua y yo la que tenía la usé en el desayuno!!!

El viento era brutal y en contra. tras 13 Km la carretera giró 180 grados y el viento pasó a ser a favor. La pendiente seguía igual pero había pasado de 4 Km/h a 10!! El viento tiraba de mí hacia la cumbre. Además vi el primer coche a las 11 h y me dio un litro de agua líquida!!! El frío también afectó a mi cuenta kilómetros que pasó a marcar: "Batería Baja". Sin referencia de kilómetros todavía tenía mi altímetro para orientarme.


A la una del mediodía la carretera volvió a girar 180 grados y encaró de nuevo al viento que ya era violento. Volví a ver un coche. Era de vialidad y me comentó que tal vez el paso desde Argentina lo habían cerrado por viento. Me dio agua y me indicó que me faltarían seis kilómetros.

El viento era atroz. yo circulaba empujando la bici a 3 Km/h. En ocasiones se me resbalaban los pies hacia atrás y no era por la pendiente, sino por el viento. A las dos y media y a 4685 msnm, no pude más. Tiré la toalla!!


Decidí dejar a la Vida que me echara una mano. Me senté a esperar hasta las tres, sabiendo que media hora parado en esas condiciones no es moco de pavo. Si en ese tiempo pasaba un coche, le haría dedo, en caso contrario, descendería, sabiendo que tendría un tramo de fuerte viento en contra.

Al cabo de un rato, pasaron unos motoristas brasileños hacia Argentina. El último paró frente a mí. Me vio deshecho y se preocupó por mí. Me indicó que el paso estaba a un kilómetro.

Mil metros me separaban para conseguir bajar hacia Chile. Tenía que seguir. Me dolía la cabeza, el pecho y estaba agotado. Decidí intentarlo por etapas: cien pasitos y descansar, dejar que el corazón se recuperara y volver con otros cien pasitos. Tras varias series interminables...llegué!!!!

El día antes soñaba con llegar al paso, dejar la bici y saltar de alegría. Nada que ver!! Llegué, dejé la bici y me refugié tras unas piedras a recuperarme. No tenía fuerzas para estar alegre. Sabía que había tirado la toalla y no quería llegar así. Saqué dos fotos y desaparecí de aquel infierno helado.


Bajé trece kilómetros hasta llegar a los 4100 msnm y acampé a las cinco de la tarde. Tuve que tomar un analgésico/antiinflamatorio porque me dolía todo. Tras treinta y tres kilómetros de infierno, me obligué a cenar y dormí... Ya en Chile!!!!

27/Abril - Domingo
Me desperté con la luz del sol. Desayuné tranquilo y comencé a bajar. El analgésico hizo maravillas y me sentía solamente cansado.

Estaba nublado y sin viento. La bajada fue preciosa. La parte chilena del paso es un paraíso de colores. Las montañas son lienzos pintados con múltiples tonalidades. Realmente lo disfruté.


Al mediodía se despejó y se metió viento, pero no tanto. Había que pedalear con firmeza pero iba a buena velocidad. El agua no abundaba ya que el río que acompaña la carretera estaba contaminado por las obras de vialidad. Qué pena!! De todas formas no hubo problema en volver a pedir agua a las pocas personas que me encontré ese día.

No quería volver a acampar con viento. Me dijeron que en el pueblo de Chapilca había una pensión. Cuando llegué ya oscurecía. Al preguntar en la mini pensión resultó que estaba llena. Otros 26 Km hasta Vicuña, de noche. Al llegar sobre las 21:30 h conseguí alojamiento.

Hice cálculos y había recorrido unos 170 Km, desde los 4100 hasta 720 msnm, muchos de ripio y con un viento moderado en contra. Me habían parecido un paseo en comparación con los 20 Km del día anterior!!!!

1 comentario:

  1. Maricón, me tienes enganchado a tu viaje. Que guapo y duro. Si casi me emociono mientras leo.
    Bueno, en el fondo es que me parece un viaje maravilloso. Sigue disfrutándolo y ya nos cuentas a la vuelta....aunque ya me sé casi todo, jeje.
    Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar